Imagem Externa do Golpe na Democracia Brasileira

Fraude Golpista

Miguel Amaral, “o correspondente europeu” deste modesto blog pessoal, enviou-nos três links de notícias sobre o Golpe na Democracia Brasileira.

Disse que, “possivelmente, o primeiro será mais útil ou interessante. O último é uma vídeo análise, sinceramente não sei se consegue baixar o vídeo.

É uma interessante reflexão, mesmo tendo em conta a simplicidade, mas acho que toca nos pontos essenciais. El País denomina-o de golpe baixo, mas sobretudo, é um golpe na credibilidade das Instituições brasileiras e na Democracia brasileira.

Um facto curioso, também, li que uma possível mudança na elite política brasileira irá fundamentalmente beneficiar as elites norte-americanas. Curiosamente, sem pretensões ou falsa modéstia, sempre pensei, apesar da aparência da opinião pública apoiar, se não poderia existir uma segunda intenção na destituição da Dilma.

É facto, ela foi deposta por corruptos por combater a corrupção, mas não haverá um apoio ou uma anuência norte-americana neste episódio? Não me atrevo em afirmar uma intervenção directa mas Dilma sempre foi persona non grata na Casa Branca, depois todas as pretensões dos BRICs de terem o seu próprio Banco Internacional, quiçá, inclusive não utilizar o dólar, como de referência.

Enfim, meras especulações… Pôr em causa o poder estabelecido!”

Links:

EDITORIAL DE EL PAÍS
Golpe bajo en Brasil
La destitución de Rousseff supone un daño inmenso a las instituciones brasileñas

http://elpais.com/elpais/2016/08/31/opinion/1472665844_695837.html

La destitución de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, aprobada ayer por el Senado del país por 61 votos a favor y 20 en contra constituye un golpe bajo al funcionamiento institucional de un país que durante décadas y con esfuerzo se había convertido en ejemplo de democracia consolidada para toda la región.

Los partidos políticos responsables del apartamiento han utilizado torticeramente un procedimiento de destitución previsto en la Constitución para casos extremadamente graves y lo han ajustado a juegos políticos cortoplacistas sin importarles el daño causado a la legitimidad democrática. En una república presidencialista la destitución del Jefe del Estado es un hecho de extrema importancia, una excepción al sistema que permite al Parlamento revocar la voluntad popular y destituir a quien ha sido elevado directamente en las urnas a la máxima institución de Estado. Por tanto, no puede ser utilizado más que en casos excepcionales y de forma muy tasada so pena de crear una grave crisis política e institucional.

Pero este no es el caso de Dilma Rousseff. Al ser imposible encontrar ninguna prueba de implicación en el escándalo Lava Jato, una red de corrupción generalizada en la que están implicados destacados miembros de partidos que ayer votaron contra ella, los legisladores han recurrido a un motivo, la desviación en el presupuesto, que aunque previsto en la Constitución carece de suficiente entidad política para justificar la destitución de Rousseff y el trauma y división al que se aboca al país.

Que Rouseff haya sido depuesta pero no inhabilitada para ocupar cargos públicos, demuestra que el Congreso brasileño ha aplicado las normas sobre destitución con objetivos bien distintos a los que la norma perseguía. Estamos ante un fraude de ley que arroja una grave sombra sobre el futuro inmediato de Brasil, más necesitado de unidad ante la crisis económica y política que de divisiones irreconciliables.

http://internacional.elpais.com/internacional/2016/09/01/estados_unidos/1472754861_576955.html

El Departamento de Estado reaccionó con pragmatismo a la salida de Rousseff, y evitó secundar las críticas de la expresidenta y de algunos países latinoamericanos que sostienen que fue víctima de un golpe de Estado. “Esta fue una decisión hecha por el pueblo brasileño y la respetamos”, dijo el miércoles el portavoz John Kirby. “Creemos que las instituciones democráticas de Brasil han actuado dentro de su marco constitucional”.

El portavoz de la diplomacia estadounidense se mostró seguro de que continuará la “fuerte relación bilateral” y la “colaboración esencial” entre ambas potencias.

A principios de agosto, el secretario de Estado, John Kerry, esgrimió, tras reunirse en Río de Janeiro con su homólogo, José Serra, que en los últimos años la crisis política brasileña “impidió que las relaciones floreciesen” y aseguró que ambos países “tienen mucho por realizar juntos”.

La declaración desata una sensación de dèjá vu. Tras la reelección de Rousseff a finales de 2014, Washington hizo gestos conciliadores a Brasilia con los que esperaba superar la brecha abierta por el espionaje, destapado en 2013 por Edward Snowden, de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) a la entonces presidenta brasileña.

Tras saber que su teléfono había sido pinchado, Rousseff canceló una visita de Estado a Washington. Esperó una disculpa oficial de Obama, que nunca llegó. En junio de 2015, selló la paz con el presidente estadounidense con una visita a la Casa Blanca. En la reunión, se reiteraron las buenas intenciones y se firmaron acuerdos estratégicos. Pero la creciente inestabilidad política brasileña, acompañada por el hundimiento económico, ha lastrado el acercamiento.

Obama, que se mostró cercano a Brasil al principio de su mandato, termina en enero su presidencia. Temer tiene dos años por delante hasta las próximas elecciones. Ambos coincidirán este fin de semana en la cumbre del G 20 en China.

El analista Schechter se declara “relativamente optimista” sobre la capacidad del nuevo presidente brasileño de enderezar el país y estrechar lazos con socios clave, como EE UU. “La relación fue impedida por todos los problemas que ella (Rousseff) tenía y ahora van a poder trabajar en ciertas cosas”, dice.

 

http://elpais.com/elpais/2016/08/31/videos/1472665511_423315.html
El director adjunto de EL PAÍS, David Alandete, explica en este videoanálisis la gravedad de la crisis abierta en Brasil después de que el senado brasileño haya condenado a Dilma Rousseff por 61 votos a 20 a dejar desde hoy de forma definitiva la presidencia de Brasil. Alandete advierte de que el gobierno de Michel Temer tendrá que se enfrenta ahora a dos años marcados por la crisis institucional, la corrupción y la peor recesión en la historia del país.

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s